15 de mayo de 2007

Una máscara, mil máscaras

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Por favor no me preguntes quién soy, esta máscara que me protege se ha convertido en mí, ¿o yo en ella?

Utilizo una máscara para tapar mi realidad, fingiendo ser lo que no soy, inventando personajes para que la gente se acerque a mí; luego descubro que sólo atraigo a otros enmascarados.

Uso una máscara para evitar que las personas vean mis debilidades; luego descubro que, al no ver mi humanidad, los demás no me quieren por lo que soy, sino por la máscara.

Uso una máscara para preservar mis amistades; luego descubro que si pierdo un amigo por haber sido auténtico, realmente no era amigo mío, sino de la máscara.

Tengo un armario lleno de máscaras, una diferente para cada ocasión. Cuando alguien me cae mal, uso la máscara de la hipocresía para evitar problemas; cuando estoy enojada, uso la máscara de la indiferencia para que nadie note mi coraje; cuando estoy sumergida en la tristeza, me cubro el rostro con la máscara de la alegría, esa que tiene una sonrisa enorme para que los demás no vean mis lágrimas ni que por dentro estoy deshecha; cuando me siento sola, pongo varias máscaras frente al espejo para fingir que estoy acompañada.

En un mismo día cambio de máscara varias veces; una máscara distinta para cada lugar y para cada persona. Con mi familia me pongo la máscara de la hija obediente; en el trabajo, la de la empleada eficiente; con mis cuates, la de la amiga perfecta; con mi novia la de la amante tierna y apasionada; con un desconocido, la de la amabilidad para causar una buena impresión; con el resto del mundo, la de una mujer.

Durante tantos años he utilizado máscaras -algunas cuidadosamente elaboradas y otras improvisadas- que ya no recuerdo como es mi verdadero rostro. Frente al espejo no me atrevo a descubrirme porque tengo miedo de la visión que mostrará... ¿será mi rostro otra máscara más?

Yo soy la extensión de todas esas máscaras y no al revés. Sin ellas soy nada, necesito que me proporcionen una identidad, misma que desenvolveré, como personaje de teatro, en el escenario de la vida.
Uso una máscara, mil máscaras; soy todas y ninguna de ellas. A mí como ser humano no puedes verme porque sin la máscara no existo.

(Dolores Garibay)

4 comentarios:

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

No creas, hay una esencia detrás de. Yo,por el contrario, no me puse máscaras, un día opté por quitarmelas hasta en mi blog, que inicié al desnudo, sin ropa, ni máscaras, ni pelucas, todo realidad, todo real, y sabes? decistí de dejar de ser yo misma, pero eso me hace vivir más feliz.
Un abracito dulce y mañanero con canto de pájaritos para tí amiga.

Anónimo dijo...

me ha gustado bastante tu blog.
todas las cosas k has puesto me gustan incluido las imagenes.

Silvia dijo...

BEBE.

Este escrito tuyo hasta tu suegra lo ama, tienes el toque fino de como redactar o plasmar un sentimiento, no dejes de hacerlo poruqe finalmente esa es la mujer bella y hermosa que amo y entre muchas cosas fue por lo que me enamore de ti.

Gracias por escribir algo tan bello como esto que ha hecho que algunas mujeres refleccionen en su vida.

Sonrie

Gea dijo...

Un escrito conmovedor... has tocado parte de mi alma...


Quizas todos cargamos con una gran cantidad de mascaras. Quizas de muchas, ni siquiera nos demos cuenta. Y quizas... es meejor que jámas lo sepamos.

Saludos