13 de junio de 2007

REQUIEM POR UN SUICIDA

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Requiem por un suicida
René Aviléz Fabila
Ed. Nueva Imagen


Desde que leí Réquiem por un suicida por primera vez hace dos años, se convirtió en uno de mis libros de cabecera (junto con los de Pratchett y de muchos otros autores) porque he de confesar que siempre he sentido una extraña fascinación por el suicidio. Es algo complejo de explicar, no me considero una promotora del suicidio, pero me ha interesado desde el punto de vista de la libertad y de la complejidad que encierra el auto-asesinato.

Algunas personas dicen que los suicidas son los cobardes más valientes, otras opinan que es la “salida fácil” y que de valentía no hay nada, otras lo ven como algo malo simplemente por el estigma social que lleva encima y otras más –la gran mayoría- prefieren ni siquiera mencionar el tema. La realidad es que el suicidio es ese punto donde la cobardía y la valentía se mezclan y se confunden. Hoy en día se puede hablar de casi cualquier tema abiertamente, y sin embargo el suicidio todavía es un tabú. En México le rendimos culto a la muerte, le tememos más a la vida que a la muerte… pero no hay nada más falso que esto. Todo ser humano en su naturaleza, lleva ese temor a desaparecer, a dejar de existir, a caer en el olvido, eso de poner ofrendas el 2 de noviembre y de burlarse de “la flaca” no es más que folklore y filosofía barata como bien lo dice el autor.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Pero ¿qué es el suicidio? Etimológicamente el suicidio es una palabra que proviene de dos raíces latinas: sui (sí mismo) y caedere (matar) siendo su significado literal: acción de matarse a sí mismo. A rasgos muy generales es eso. Pretender dar una definición universal de todo lo que implica el suicidio, sería caer en un absurdo. En la gran mayoría de las religiones occidentales, es visto con malos ojos, mientras que para distintas culturas orientales, el suicidio es una forma honorable de morir.

La mayor parte de la información disponible acerca del tema, está relacionada con algún trastorno psicológico, principalmente la depresión. Pero ¿qué sucedería si una persona sin ninguno de esos trastornos mentales y emocionales quisiera suicidarse? Esta es la premisa principal de la obra. Toda la historia gira en torno a un hombre maduro cuya meta en los últimos años de su vida, ha sido el suicidio. No quiere terminar con su existencia porque esté viejo y solo, pues tiene a una compañera que lo apoya en su viaje; no está deprimido ni se siente un fracasado porque en su vida logró la mayor parte de los objetivos que se propuso; no padece de ninguna enfermedad crónico degenerativa como el cáncer, por el contrario, es una persona perfectamente sana; es simplemente que el quiere entregarse a su amada en la cúspide de su existir, en su mejor momento, está tan enamorado de la muerte que no quiere entregarle un despojo, sino lo mejor de él.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Réquiem por un suicida tampoco es la clase de libro que invite a uno a suicidarse, es algo mucho más profundo que eso. Es una amplia reflexión sobre la libertad de escoger lo que queremos para nosotros mismos: no decidimos cuándo nacer, pero si podemos decidir cuando morir.

Otros libros relacionados al tema del suicidio:

El suicidio – Émile Durkheim
El mito de Sísifo – Albert Camus
El inconveniente de haber nacido – Emile Cioran
Breviario de podredumbre – Emile Cioran

4 comentarios:

Lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Para mí no deja de ser un tema patético y de verdad pienso que está definido entre cobardía y valentía. Gracias por compartir esas lecturas, aunque por ahora, no podré mirar esos libros.
Un saludito grandote y gracias por esos afectos tan lindos plasmados en mi blog, me regocijaron.
De regreso,por supuesto que sí!!

Alejandro dijo...

Yo creo que el suicidio, no es algo de lo que se tenga que hablar con tapujos, a final de cuentas, es lo más normal del mundo, y si nos ponemos así de radicales, mi argumento es, que hay gente que fuma, bebe, se mete sustancias muy fuertes al organismo, o simplemente toma demasiados riesgos en su vida, que al final pueden resultar en la fatalidad; la única diferencia es, que en el "suicidio", se tiene la conciencia de lo que se hace, mientras que en la segunda, no hay ninguna clase de conciencia con respecto a la muerte.

Por otro lado, el suicidio, es una opción (desde mi punto de vista) muy viable, y es algo que todos hemos tomado en consideración en algún punto de nuestras vidas.

Saludos.

Breviario de Podredumbre: dijo...

En mi caso particular, desde que leí "En la cima de la desesperación" de Cioran, la cabeza me dió vueltas. Ya he leído 6 libros de Cioran. Ví que comentabas sobre su obra en este post.

Te espero por mi blog, trata de temas similares...
Besos desde Argentina.

Miguel Angel Serrano dijo...

Excelente libro, yo lo lei hace casi 5 años y me impactó..recuerdo que la primera vez que lo lei fue en la biblioteca central de CU, UNAM y me dejó sin habla....son de esos libros que en cuanto empiezas a leerlo simplemente no puedes soltarlo...falte dos dias a clases ( en ese entonces estudiaba letras inglesas en Filosofia) por estar metido en la biblioteca hasta que lo terminé; me identifico con el personaje, talvez no tanto con las ideas suicidas, sino con (como tu muy bien lo comentas) el sentido de la libertad y el poder de decision. Dos años despues mi ex novia me lo regalo en mi cumpleaños y lo lei tres veces mas, recomendándolo e incluso prestándolo a varias personas que siempre lo miraron con desden, de hecho la mayoría de esas personas me lo regresaron sin leerlo, mientras que las que lo leyeron simplemente fruncieron el ceño y lo descalificaron..¿porque sigue siendo un tema tabu el suicidio? Excelente libro, excelente autor, lecturas solo para personas inteligentes dispuestas a abrir la mente y a lidiar con sus mas oscuras sensaciones.