22 de abril de 2008

Cómo envejecer con Gracia

Photobucket

A los 20 años una persona tiene en promedio de 20 a 25 amigos. A los cincuenta si tiene 3 ya es un milagro. ¿Y a los 80? ¿Puede alguien consolidar una amistad después de 8 décadas de vida?

Cómo envejecer con Garacia, obra que dirige y protagoniza Susana Alexander al lado de Blanca Sánchez, toma como pretexto esta premisa para envolver al espectador en una comedia dramática que así como hace reír, también hace llorar.

Naty (Susana Alexander) es una viuda de ochenta y tantos años, neurótica, obsesiva, malhumorada, es la clase de persona que quiere tener todo en su vida perfectamente controlado y organizado. Es la típica viejita que no para de hablar, de criticar y todo el tiempo se está quejando de todo. Gusta de viajar y asistir a conciertos de ópera, lleva una vida tranquila, no tiene hijos ni parientes cercanos, la mayoría de sus amistades ya fallecieron y, aunque no se niega a envejecer, cree que puede ser autosuficiente a pesar de que hay muchas cosas que ya no puede hacer sola.

Gracia (Blanca Sánchez) también es viuda octagenaria pero con una personalidad antagónica a la de Naty, es despistada, todo el tiempo parece que está perdida, le preguntan una cosa y responde otra, es desorientada, es alegre a pesar de que desvaría mucho, recuerda con gran alegría su juventud cuando ella y su marido iban a bailar danzón a la Ciudadela en el metro Balderas, conoce a la perfección todas las rutas de camiones de la ciudad y es un poco extravagante en su arreglo personal porque viste con colores muy chillantes, tiene mechoncitos rosas pintados en el pelo y se cuelga hasta el molcajete.

Ambas mujeres son veceinas desde hace varios años pero comienzan a socializar por una casualidad en una parada de autobus cuando Naty no sabe qué camión debe tomar para llegar a su cita con el oftalmólogo.

A raíz de este momento, las dos viejitas deberán apoyarse la una en la otra para poder sobrevivir cuando Naty va perdiendo la vista poco a poco y a Gracia la abandona su hija que ya se siente incapáz de cuidarla. Naty es organizada y precavida, pero ya no puede ver bien, por lo que depende de Gracia para que le lea la correspondencia o la ayude a escribir un cheque para pagar su renta. Gracia no tiene problema de las vista pero ya tampoco puede andar sola en la calle porque se desorienta y se le olvida dónde vive. Como uno de los personajes lo dice en la historia, entre las dos hacen una mujer completa.

El final -que no se los voy a contar- es muy emotivo, gracioso pero dramático. En palabras de la propia Susana Alexander, estas dos mujeres son unas sobrevivientes. Vale la pena darse una vuelta para ver la obra. Yo le doy un 10.

Photobucket
Dos señoronas de la actuación, a la izq. Susana Alexander, a la der. Blanca Sánchez

Teatro Rafael Solana
Av. Miguel Ángel de Quevedo #687
Col. Coyoacán al sur de la ciudad.
Teléfono: 55 54 16 33
Entrada: $270 general

La última fecha de presentación es el 11 de mayo

5 comentarios:

El Chilakil dijo...

Es la primera vez que comento en este blog… creo? La voy a ir a ver, porque es cierto eso de los amigos a los 80. Mi abuela tiene uno y me da mucho miedo que va a pasar si ese amigo muere. Chido blog, y totalmente de acuerdo, Monica esta hyper requete re-bien.

moderato_josef dijo...

Pues eso es lo que debemos de aprender a envejecer con gracia de lo contrario corremos el riesgo de ser viejos amargados...Un saludo amiga!

Claudia dijo...

Envejecer con gracia no me parece algo muy sencillo, pero me encantaría poder hacerlo.
La obra, me queda algo lejos, ojalá que decidan salir de gira y venir a MTY.
Saludos :D

Bitter dijo...

Hola preciosa, jaja a mi sí que me queda lejazos, peero me quedo con la estupenda reseña que hiciste.
Ni siquiera hizo falta que repitieras tu recomendación, con lo que leí ya estaba entusiasmada.
Uff es cierto es todo un arte el envejecer con gracia, creo que sólo lo supera el saber vivir y sobrevivir con gracia.

Besazos nena

Pd: Deseo fueras a verla, con quien esperas envejecer alguna vez....;).

Dolores Garibay dijo...

Mi estimado Chilakil, ya antes me habías dejado un comentario por aquí, pero qué bueno que tu abuelita siga teniendo amistades a esa edad. En realidad que bueno que todavía tiens la oportunidad de disfrutar a tu abuelita, yo ya no tengo a ninguna de las dos :( de hecho la obra me gustó porque Naty, uno de los personajes, se parecía mucho a la mamá de mi papá que falleció hace tres años. En verdad disfrutala y tenle mucha paciencia tú que todavía la tienes a tu lado.

Caludia, creo que estas mujers anduvieron de gira por el norte del país hace algunos meses. Aunque, es buen pretexto para que vengas al DF ;)

Preciosa Bitter y mi estimado JoseF, a ustedes sí les queda un poquito lejos venir al teatro, pero creo (esto se queda en creo porque no estoy muy segura) que hay un libro al respecto que se llama The old lady's guide to survival, de Mayo Simon. Lógicamente el guiónestá adaptado para el público mexicano, pero aún así la historia es muy buena.

Besos chilangos