6 de octubre de 2007

Reivindicación de las cucarachas

Originalmente esto iba a ser un mensaje de respuesta de la entrada "Si yo fuera...", pero creo que las cucarachas merecen una reivindicación y, por lo tanto, un post aparte.

A todo mundo le sorprende que en la respuesta de "si yo fuera un insecto sería: cucaracha", y es comprensible porque la mayoría de las personas tiene una concepción muy negativa acerca de estos seres.

Y no, tampoco es porque tenga una autoestima muy baja (ya superé esa etapa desde mi adolescencia) es porque son los seres que más admiro.

Les voy a transcribir un fragmento de un e-mail que envié a Bose respecto a ésto.

"...Si fuera animal sería tigre. Eso es en esta época, en este punto específico de mi vida. Hace algunos años hubiera sido un delfín y en secundaria hubiera sido un lobo. Lo de cucaracha es en la parte de si yo fuera insecto. Elegí a la cucaracha porque me parece uno de los seres más maravillosos que pueden existir en este planeta. Son unas supervivientes desde la época de los dinosaurios, han soportado miles y miles de años de evolución y sobre todo, han sobrevivido a la especie humana. Una cucaracha puede vivir a pesar de que tenga la mitad del cuerpo aplastada, incluso si le cortas la cabeza, sobrevive nueve días más hasta que fallece de hambre por no poder comer. Aguantan hasta 30 días sin tomar agua y tienen la capacidad de absorvber la humedad del ambiente. Pueden soportar grandes cantidades de toxinas sin que afecte en lo más mínimo a su organismo y ni la radiación puede acabar con ellas. Son artrópodos bastante ágiles que viven generalmente de noche. Y han permanecido en la Tierra durante milenios a pesar de que son prácticamente ciegas. Además son ecológicas porque tiene la capacidad de biodegradar materiales en el subsuelo que ningún otro insecto puede degradar y a una velocidad superior a la de cualquier otro animal.

¿ahora ves porque admiro a estos insectos repulsivos para la mayoría de las personas, pero que son maravillosos?"


Por esto y más, deberíamos reivindicar a las pobres cucarachas.

Hay un dicho que escuché alguna vez en alguno de mis viajes a otros estados de la República:

"Si algún día hubiera un desastre nuclear que acabara con el planeta entero, sólo sobrevivirían las cucarachas y los chilangos".

Haciendo referencia a cuando teníamos el privilegiado honor de ser la ciudad más contaminada del mundo, hoy China ya nos desbancó. En efecto, como bien lo apuntó Héctor, todos tenemos algo de cucarchas... aunque a muchos no les parezca.

Soy una cucaracha

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

5 comentarios:

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Ohh!!! No puedo ver esos insectos en mi ambiente, ellos son bienvenidos en un basurero u otro lugar ayudando a evitar preservar el medio ambiente, pero, please, en mi ambiente no. Soy alergíca querida amiguis. Quisiera que desistieras de ser una cucaracha pero si no es posible, te respeto tu decisión.

Un abrazo afectuoso para tí siendo la persona que eres actualmente, con un alma noble!

lully, Reflexiones al desnudo dijo...

Ah!! me equivoqué, dije ayudando a evitar preservar, y es: ayudando a preservar.

Te ofrezco disculpas y aprovecho para enviarte besitos para tu espíritu!

H v5.0 dijo...

‘Una sensación ajena a mi memoria me despertó, un cosquilleo en la frente y un leve olor a humedad me abrigaron, quise abrazarte pero tu caparazón duro y liso me impidió abarcarte toda, sin abrir los ojos, caminé a ciegas a la cocina a prepararnos café, entonces al volver algo terrible ocurrió, un crujido bajo mi pie provocó un soplo en mi corazón, vi el tuyo salir despedido hacia abajo de la cama, tus patitas abiertas tenían el último dejo de tu vida, como cuando mientras yo dormido te sentía resbalar por mis orejas y columpiarte en mi barba, de vez en cuando rozabas mis labios y los besabas y los llenabas de cosquillas y los hacías tuyos y no me dejabas nada de saliva con qué humedecer la garganta; te levanté con la parsimonia con la que se levanta lo más querido, te coloqué en una caja de cerillos y te encendí, mientras te ibas, yo fumaba y recordaba tu cara de alegría cuando bailaste tangos con mis dedos. Mientras tus cenizas giraban con el agua que te arrastraba y desaparecías, dije tu nombre y al unísono miles de recuerdos tuyos aparecieron bajo la puerta invadiéndome el cuerpo, me besaron, me abrazaron, me hundieron sus patitas en los párpados, me susurraron al oído palabras que tú y yo inventamos, humedecieron cada centímetro de mi piel, me llevaron a la cama donde me rendí al sueño. Me despertó el eco de mi propia voz, logré escuchar nítidamente una palabra dulce, otra vez tú, otra vez… Dolores y sus largas antenas apuntándome al corazón’.

Agradeciéndote tus palabras con otras palabras, lo ideal sería hacerlo con una taza de café en la mano (o sobre la mesa), pero ya ves lo que pasa si uno no se fija donde camina.

Un beso y un abrazo de blátido a blátido.

¡Cambio y furia!

H.

Bose dijo...

Pues la verdad es que no estoy muy de a cuerdo en la frase... No estoy muy seguro de que sobrevivan las "Cucas" pero los chilangos si jajaja...

Y no has visto las Cucas voladoras de unos 10 cm de largo..??

Argonauta dijo...

¡Hola, querida superviviente!

Ahora comprendo tu punto de vista y me dejas pasmado con tanto conocimiento sobre las cualidades de las cucarachas que yo ignoraba.

Una curiosidad: ¿Sabías que a los "vochitos" que abundan en el D.F. en España se los conoce como cucarachas? Supongo que también por su resistencia.

¡Un abrazo! (No tengo reparos en abrazar a una cucaracha tan agradable como tú).