2 de diciembre de 2007

Kidults/Adultescentes

Este es un texto que me envió una amiga por e-mail, me pareció interesante porque creo que califico para esa categoria, aunque no estoy totalmente de acuerdo con todo loq ue dice el artículo. Se los copio textualmente para que lean la nota completa.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Tal vez usted, como yo, creía conocer las etapas de la vida; ahora nos agregan otra más: la de “adultescentes”: jóvenes que tienen entre veinticinco a treinta y cinco años, quizá algunos más; ellos se niegan a tomar la vida con la tradicional responsabilidad de casarse y responder por una familia, manutención y educación de hijos; ajustarse a horarios conservadores o restringir su libertad individual.

Un estudio antropológico, realizado por una agencia de publicidad capitalina, concluye que los adultescentes -se niegan a ser adultos y viven una “segunda” adolescencia- marcan una nueva tendencia que tiene que ver con el individualismo, retrasar o rechazar casarse y gastar el dinero en satisfacer gustos superficiales.

Mariana Hernández, directora de Planning de JWT, los describe: “están pendientes de la moda, los nuevos modelos de automóviles, buscan experiencias extremas para extender su juventud; viajan y se divierten en grupo y tienen independencia económica”. Agrega que muchos de ellos son profesionistas exitosos, suficientes para atender sus necesidades.En España, se popularizaron como el Síndrome de Peter Pan -se niegan a crecer y madurar- y en algunos países de América Latina fueron bautizados como adultescentes. En Estados Unidos de Norteamérica les llaman “kidults” -muchachos adultos- representando a un nuevo síndrome psicológico y social que va implantándose entre las nuevas generaciones.

Sin duda es resultado de la motivación permanente al consumismo, donde tener y poseer es más importante que ser; cuando se premia el triunfo material -en términos de dinero y posesiones- por encima de la realización integral; así, la influencia de la mercadotecnia dolosa sigue haciendo su efecto, distorsionando la tradicional organización familiar y social, a partir de alterar la jerarquización de los valores entre las nuevas generaciones.En México, cada día son más los jóvenes que no quieren comprometerse con las formas de vida de sus padres: la familiar, con cargas de educación, alimentación y salud de hijos y esposo (a), creciendo el descontento femenino por no hallar pareja; otras, en contrario, rehuyendo responsabilidades de casadas. Actualmente no es extraño encontrar avisos de ocasión que ofrecen servicios ayuda para hacer “amistades” y hasta podemos leer algunos, de quienes a título particular -hombres y mujeres- se anuncian buscando afecto y compañía en forma abierta, exponiéndose a los peligros que ello representa. Sin duda que el individualismo va de la mano con el egoísmo y ambos generan soledad y pérdida de expectativas de felicidad.

El problema es mundial, particularmente en occidente; diferentes artículos hablan de países europeos, como Alemania, Suiza, Noruega y España, dónde la población de hombres solteros, que rebasan los 28 años de edad, es cada vez mayor; el índice de natalidad ha disminuido, al punto de que los gobiernos aceptan la inmigración de familias procedentes de países pobres y ofrecen estímulos fiscales a quienes deciden ser padres de familia.

En Japón, sucede lo mismo: cada vez son más las mujeres que insisten en la soltería, orgullosas de su independencia económica, llamando la atención de los mayores, conservadores, que no alcanzan a comprender cómo pueden renunciar a algo tan preciado como el matrimonio y la maternidad.

El matrimonio, como forma natural de vida familiar y social, ahora es postergado por muchas causas; la más común: los estudios universitarios de jóvenes de ambos sexos que comprenden la importancia de prepararse para tener una vida adulta más segura en lo económico. Cuando les pregunto a muchachos mayores a los veinticinco años, que aún están solteros, la respuesta común es: “aún no estoy en condiciones de responsabilizarme y estar casado”; otros, más abiertamente dicen: “no me interesa por ahora” y todos ellos tienen prioridades distintas, tales como viajar y conocer el mundo, comprarse ropa de moda, divertirse y muy interesantemente absorber los costos de mantenerse actualizados en equipos electrónicos de comunicación, gustos caros que van desde teléfonos sofisticados hasta juegos de computadora.

Eso en si no es malo, lo que sí debe preocuparnos es el poco interés por la solidaridad, la filantropía y el análisis serio de la vida a partir de los valores trascendentes, sociales y humanos. De nueva cuenta aparecen advertencias del cambio sufrido por las nuevas generaciones en relación a las perspectivas de vida. Están más preocupados por atender la sensualidad que responder a las interrogantes trascendentes de “la razón de ser”; buscar lo material, aún a costa del descuido de lo espiritual. Eso tiene que ver con la influencia negativa de la mercadotecnia y publicidad del mundo globalizado, basado en el patrón económico del consumismo.

El trabajo de los años siguientes será encontrar formas de concientizar a los nuevos habitantes del mundo sobre el humanismo trascendente, ayudándolos a encontrar, en base a la buena educación, el camino a la verdadera felicidad, aquella que no requiere -necesariamente- comprar y tener. ¿Conoce usted a muchachas o muchachos con esas características?

7 comentarios:

Argonauta dijo...

Hola Dolores. Muy interesante artículo. Tengo dos preguntas:

¿Quién determinó que la única evolución correcta de la vida sea la que pasa por el matrimonio y la creación de un núcleo familiar?

¿Qué nos viene a contar una agencia de publicidad sobre "gastar el dinero en satisfacer gustos superficiales"?

Por lo demás estoy de acuerdo en que la gente no nos preocupamos mucho por lo verdaderamente trascendente. No es nuevo pero desde luego el patrón consumista actual no ayuda para nada a modificarlo.

Besos y hasta pronto

Lully dijo...

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo

Yo seré muy diferente pero de niña y adolecente siempre quise tener más de 30 y ahí estoy, me siento muy feliz.


Besitos para tu alma

theDruid dijo...

que zorra impresionante esa que pones...tengo problemas con la pornofgrafia
no podes tener un poco de tacto...

eso no es belleza es un lomo al vino rosado increibleeee ahhhhhhh dios mio.

EL sociologo de Almagro

Papaya, Mamaya, Unyanta dijo...

que tal dolores!!!!
Veo que cortaste la imagen de bienvenida y ahora que entro a poner mi opinión, con risa y coraje leo el comentario de “thedruid” y me pregunto si este fue le motivo de cortar tan brillante foto.
Me tome la molestia de visitar a tan distinguido personaje esperando encontrar al “sociólogo de almagro” para entablar una interesante conversación de estética y pornografía pero desafortunadamente me encontré con un personaje con sentido del humor tan ácido como el orto y con un nivel intelectual… que tome la decisión de tener una conversación inteligente con mi perro.

Un abrazo dolores!!!
Elvagoloko13
Papaya, Mamaya, Unyanta.
http://funzine.blogspot.com/

El Lobo dijo...

Hola, Lolita preciosa:

Pos creo yo que soy adultescente también: a mis 32 años y sigo tan campante.
Efectivamente, cada vez veo más personas que se resisten con uñas y dientes a enclaustrarse en el molde tradicional de madre/padre de familia, con casita con cerca blanca, camionetota y perro en el jardín, pero creo que el problema es más complejo que el puro simple individualismo y el predominio del "tener" sobre el "ser". Además de ellos, también recuerda que la vida académica se ha dilatado con respecto a las décadas pasadas: todavía en la época de nuestros padres, alguien con prepa terminada podía tener un trabajo digno; actualmente, a veces ni con la maestría lo logras. Otro factor pueden ser las cada vez más difíciles condiciones de vida en las ciudades: una familia requiere espacio (casa o departamento), y estos cada vez son más escasos y costosos en la ciudad de México (por poner nuestro caso). Creo que otro factor también puede ser el hecho de que, ante la incertidumbre de la vida en todos los sentidos, prefieres ser cauteloso a la hora de entablar un proyecto como el de una familia. Digo... Con este gobiernito que nos cargamos, la delincuencia desatada y la total indefensión en la que estamos la mayoría de los ciudadanos mexicanos, prefieres jugartela solo, sabiendo que la muerte te puede sonreir en cualquier momento.

Y fíjate que yo no estoy peleado, para nada, con la idea de ser padre y esposo: es más, me encantaría. Es sólo que, además de todo lo expuesto, soy un Lobo, vástago de la noche, libre y con alma de corsario, y los lobos en cautiverio no son sino perritos lanudos. Para emparejarme en serio, busco alguien que sea luna y no grillete, y eso, querida amiga, no es fácil de encontrar.

Besotes
Diviertete en Colima. Yo cuido a tu mujer.
Lobo

Lully dijo...

Qué vivan los adultescentes como yo.jejeje.

Desde mi blog: Reflexiones al desnudo Dejé un mensaje navideño para todos mis lectores. Es refrescante esta época que nos da energía cósmica.
Fue lindo haber compartido contigo en este año que pasa y te deseo un 2008 con lo mejor de lo mejor para ti y los tuyos. Que los abrace la felicidad.

Besitos navideños muy alegres y saludables para ti apreciada Dolores !

Argonauta dijo...

Dolores, espero que estés bien. Desde que te conocí nunca habías pasado tanto tiempo sin actualizar tu blog y te echo de menos.

(Respecto al "sociólogo" creo que sus problemas abarcan muchos otros campos además del que menciona él).

Besos desde el Mediterráneo.