27 de marzo de 2011

De nueva cuenta con insomnio, viendo alguna de esas películas que pasan por las madrugadas en la televisión... y acordándome de tí. Hace dos días recibí un mensaje tuyo lo que se me hizo muy raro, aunque siempre sé de ti por terceras personas, aún así me extrañó encontrar uno que tú me enviaras directamente. Me quedé con ganas de decirte muchas cosas, te escribí cartas que al final terminé por romper y tirar a la basura. Más que para tí, las escribí para mí. Y a final de cuentas esas palabras se quedaron conmigo. Ahorita que estoy en la computadora escribiendo, no podía dejar de pensar en tí. Te extraño. Te extraño más de lo que te imaginas ¿Me extrañarás tú a mí? No lo creo. Tu orgullo es demasiado grande para admitirlo. Así que ya me resigné a la pérdida de tu amistad... y sin embargo aqui sigo, como idiota, escribiendo palabras que jamás leerás pero que de una u otra manera necesito sacar porque las traigo atravesadas en la garganta. Sé que yo tampoco tendré el valor de buscarte no tanto por soberbia sino porque ya las cosas cambiaron. Ahora sólo somos dos extraños que alguna vez cruzaron sus caminos. Lo que tenía que aprender de tí, ya lo hice. Y te lo agradezco. Es lo único que me queda: darte las gracias. Gracias por haberme dado una oportunidad éro sobre todo, gracias por haberme sacado del lugar que ya no me estaba dejando crecer. Fuiste como esa wake up calling que me hacía falta para empezar lo que debí hacer desde diaz años atrás: ESCRIBIR.

25 de marzo de 2011

Monica Bellucci

Una de las mejores inversiones que he hecho en mi vida ha sido la adquisición de este fabuloso libro que es una especie de antología en imágenes de Mónica Bellucci durante 20 años de su carrera. Algunas son fotografías de campañas publicitariarias de moda, otras en la que la actriz ha posado para revistas de prestigio y algunas más son de películas en las que ha participado.

Les dejo algunas imágenes para que las vean con detalle.










De todas las imágenes del libro, esta es una de mis favoritas porque muestra su belleza natural, sin artificios y antes de ingresar al mundo de la fama. Es Monica Bellucci cuando tenía 13 años, un fotógrafo le pidió que posara para él y en ese momento su vida cambió. Desde ese momento, nació una estrella de Italia para el mundo.





8 de marzo de 2011

No te compares

Aprovechando que hoy es el día internacional de la mujer, les dejo un video que me pareció interesante y que espero que ayude a algunas de las chicas que se sienten un poco inconformes con la forma de su cuerpo.


video


Las actrices porno y las modelos de revistas para adultos no tiene la clase de cuerpo que la mayoría de las mujeres tienen en la vida real. Esto también puede decirse de las actrices de Hollywood y a las modelos de revistas de moda. Probablemente puedas encontrar distintas formas y tamaños de cuerpos en la pornografía que en las películas de Hollywood o revistas de moda, pero en especial en videos porno "amateur" con parejas reales. La verdad es que hay ciertas tendencias muy comunes en la forma corporal para la pornografía y las modelos de revistas de adultos. Estás mujeres se eligen por sus características físicas especiales, así que NO TE COMPARES.

El vello púbico es escaso o inexistente. La realidad es que el vello púbico ayuda a mantener la vulva lubricada y evita las heridas por fricción.

Las actrices y modelos de revistas para adultos a menudo tienen senos más grandes que el promedio y en su mayoría son mujeres que se han sometido a alguna cirugía para incerementar el tamaño del busto, aunque en algunos casos sí se trata de mujeres con senos grandes. Estas mujeres voluptuosas están en todas partes, incluso en los periódicos y una chica promedio puede sentirse mal o a disgusto si se compara con una actriz o una modelo.

Las actrices y modelos son mujeres con bustos mayores al promedio y vientres planos, pero recuerden que el fotógrafo es el que encuentra su mejor ángulo. Las modelos pasan mucho tiempo maquilladas y bajo luces especiales, y además la fotografía se edita. Estas modelos tienen la habilidad de posar en su mejor ángulo, por ejemplo, nunca las veremos sentadas comiendo golosinas o leyendo el periódico, tienen que aprender a verse lo más curvilíneas y delgadas posible. Las actrices porno deben hacer todo esto mientras tienen sexo, lo cual debe ser muy difícil.

¿Mi trasero se ve bien?... Arquea la espalda.... Respira... Tienes que verte sensual para la cámara...Tócate los senos... Saca más el culo...

Probablemente esto suene demasiado obvio, pero hay una enorme diferencia entre parecer sensual y sentirse sensual.

Apariencia sensual---- ¿Qué cenaré hoy?... Esto por fin pagará la cuenta del gas... ¿Hace frío o soy yo?...

Así que recuerda, la pronografía y el modelaje de revistas para adultos son de gente real pero no quiere decir que muestre la realidad. Sólo es entretenimiento.


FUENTE: http://bishuk.com/2011/01/26/dont-compare-women/

3 de marzo de 2011

Estos días que ya he tenido un poco más de tiempo (que estoy desempleada) y he tratado de retomar las riendas de este blog, me he dado cuenta de que muchos de los espacios virtuales que antes frecuentaba ya cambiaron, están desactualizados o han dejado de existir. Estuvo a punto de sucederme lo mismo, pero no quisiera abandonar el hábito de escribir aquí, quizá porque éste sea el único testimonio de qué existo.

La gran pregunta hora es ¿qué puedo escribir aquí?

Mi vida tal vez, aunque no creo que sea una buena idea básicamente porque no hay mucho que contar: nací en México, DF, estudié primaria, secundaria y preparatoria en el mismo reclusorio, perdón, en la misma escuela; entré tres veces a la universidad y no terminé ninguna carrera, he trabajado en cosas muy diversas, he hecho algunos viajes, me casé, me divorcié, tengo dos gatitas, soy lesbiana, soy escritora (o intento serlo), soy buena con las letras, soy pésima con los números, fumo Lucky Strike, tomo mucho café, tengo gastritis y me hice un tatuaje.

Y ya... esa es mi vida. En el curso de narrativa que estoy tomando me dejaron un proyecto que consistía en escribir mi autobiografía... ha sido la cosa más difícil que he hecho porque no encuentro nada interesante qué contar sobre mí. Mi vida es muy plana, o muy aburrida, carece de cosas emocionantes. Probablemente esa es la razón por la que me gusta escribir, porque invento historias más dignas de ser contadas que mi propia existencia.

Considero que entre más escribo de otras cosas, más conozco de Mi Misma (¿verdad que sí, Mi Misma) y debería aplicar el método psicológico (aún escribo psicológia y derivados de manera tradicional, con una "p" muda inicial) del stream of consciousness para ver qué tanto es lo que soy capaz de decir en un tiempo predeterminado, como por ejemplo, de aqui a lo que amanece... que será como en una media hora.

Quiero un cigarro.

No he podido dormir y en un rato más deberé "despertar" porque tengo muchas cosas que hacer, entre ellas ir a mi anterior trabajo a recuperar un disco duro con las 180 GB de música que se quedaron en la computadora que utilizaba. Es lo que más extraño de ese lugar, la música. No soporto el silencio. Me da miedo. Me aterra aún más que la obscuridad (también escribo oBscuridad, no oscuridad) o incluso, que la soledad. Ni siquiera puedo dormir con el estéreo apagado, siempre necesito saber que afuera hay ruido, que existe vida, que el mundo sigue su curso y que pertenezco a él. Que sigo en él. Además de que el sentido auditivo es el único que no se puede detener a voluntad: si uno no quiere oler, puede retener la respiración; si uno no quiere ver, cierra los ojos; si uno no quiere comer, cierra la boca; en cambio, si uno no quiere escuchar ¿cómo cierra los oídos? Alguien dijo una vez que la vida sin música sería un error. Creo que fue Nietzsche. Después alguna tienda de venta de discos acuñó la frase como slogan publicitario. Así que estoy tratando de que mi vida no sea un error. Cuando voy manejando sola en el coche generalmente voy escuchando la misma canción: Kissing a fool, de George Michael. Siempre la misma. Por si muero en algún accidente en la carretera, al menos sabré que lo último que escuché de esta vida fue mi canción favorita y no solo el ruido del automóvil deshaciéndose en el pavimento. Es una manía que tengo. Además de ser escritora, cuando era más jóven también soñaba con ser violinista, pero ese sueño tuve que abandonarlo al darme cuenta de que jamás tendría la oportunidad de aprender a tocar instrumento alguno. O sentir que ya era muy tarde para aprender... O quizá sólo son reminiscencias de cuando era una niña muy pequeña y, para que no tuviera miedo en las noches, mi padre dejaba encendido el radio en alguna estación de música clásica o el tocacintas con algún cassette de los Beatles principalmente el Rubber Soul o el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band. Y esa asociación ha permanecido en mi subconsciente desde entonces: música = seguridad.

Necesito un cigarro, el humo me ayuda a pensar. ¿O a no pensar?

Ya amaneció. Intentaré dormir aunque sea una hora.

En el radio se escucha Into the fire, de Thirtheen Senses.