31 de octubre de 2008

Segunda oportunidad

Los protagonistas del siguiente video, tuvieron la oportunidad de hacerle así a la muerte.








video

28 de octubre de 2008

En esto creo






En esto creo
Carlos Fuentes
Ed. Seix Barral










Carlos Fuentes cree en muchas cosas. Cree en la Amistad, en Faulkner, en la Globalización, en la Muerte, en la Política, en el Sexo…


Este libro me ha parecido uno de los más sinceros e intensos de Fuentes, quien desde hace varios años es uno de mis escritores preferidos. Esta lectura es una manera muy acertada de acercarse al autor y conocer a fondo su forma de pensar así como las múltiples influencias que ha tenido en su escritura.


En esto creo es un libro compuesto por pequeños ensayos y relatos autobiográficos ordenados de manera alfabética. Se adentra en el tema de la literatura y nos describe por qué cree en Balzac, en Faulkner, en el Quijote, en la Novela, en Kafka, en la Lectura, así como en diversos valores universales como la Amistad o la Libertad. El desacierto principal es cuando el autor escribe sobre temas fuera de su área –la literatura- y se adentra en el mundo de la política; algunas de sus pretensiones resultan un poco ingenuas como convencer al ejército de que reduzca en 1% sus costos militares para que se acabe con el hambre en el planeta o que la educación es la panacea que librará a América Latina de absolutamente todos sus males.


No es un mal libro y es una buena manera de acercarse al autor de La región más transparente para comprender mejor su obra.


Den click en Letras Libres para saber más del libro

24 de octubre de 2008

Con mucho cariño

Para mi tío y el tío de Mimejoramigadetodalavida, con mucho cariño de sus sobrinas Lola y A.L.





Y por favor, la próxima vez que quieran tener un affaire recuerden que PARA ESO EXISTEN LOS CONDONES

21 de octubre de 2008

El temperamento de los libros

Photobucket

Si una noche de invierno un viajero... de Italo Calvino es una de esas novelas que llegan y ocupan inmediatamente su lugar entre los clásicos. De ahí provienen los siguientes humores que son novedad para siempre.

Photobucket
Photobucket

---------------------------------------------------------------------

  • Libros que no has leído.
Photobucket

  • Libros que puedes prescindir de leer.
Photobucket

  • Libros hechos para otros usos que la lectura.
Photobucket

  • Libros ya leídos sin necesidad siquiera de abrirlos pues pertenecen a la categoría de lo ya leído aún antes de haber sido escrito.
Photobucket

  • Libros que si tuvieras más vidas que vivir ciertamente los leerías también de buen grado, pero que por desgracia los días que tienes que vivir son los que son.
Photobucket

  • Libros que tienes la intensión de leer aunque antes deberías de leer otros.
Photobucket

  • Libros demasiado caros que podrías esperar a comprarlos cuando los revendan a mitad de precio.
Photobucket

  • Libros que podrías pedirle a alguien que te preste.
Photobucket

  • Libros que tantos han leído que es cómo si tú también los hubieras leído.
Photobucket

  • Libros que hace mucho tiempo tienes programado leer.
Photobucket

  • Libros que buscabas desde hace años sin encontrarlos.
Photobucket

  • Libros que se reifieren a algo que te interesa en este momento
Photobucket

  • Libros que quieres tener al alcance de la mano, por si acaso.
Photobucket

  • Libros que podrías apartar para leerlos a lo mejor este verano.
Photobucket

  • Libros que te faltan para colocarlos junto a otros libros en tu estantería.
Photobucket

  • Libros leídos hace tanto tiempo que sería hora de releerlos.
Photobucket

  • Libros que has fingido siempre haber leído mientras que ya sería hora de que te decidieras a leerlos de veras.
Photobucket

15 de octubre de 2008

Grandes joyas culturales

Creo que este post no necesita de palabras...

Son imágenes que he tomado de algunas partes de mi bella Chilangolandia -como la primera, esa la tomé en una estación del metro- y que muchas de estas, la gran mayoría, las he mandado como legado cultural a otros sitios de internet como selenguolatraba.com ahí también las pueden ver.

Den click en las imágenes para poder apreciarlas en todo su esplendor.
















8 de octubre de 2008

Confesiones de un alma atormentada (Vol. I)


¿Qué te cuente lo que atormenta mi alma?... ¡Ay, Dolorita de mi vida! por donde empiezo...

Me llamo... bueno, en realidad lo que menos importa es mi nombre, soy un tipo común y corriente como tantos otros que pueden encontrarse en la calle, tengo casi medio siglo de vida, no soy casado, ni soy maricón por si creías aquello de "soltero y otoñal, seguro puñal"; simplemente no soporto compartir mi espacio con alguna mujer entrometida que fiscalice cada una de mis acciones y haga dramas cada que hay luna llena. Jamás me he caracterizado por ser una persona extrovertida o particularmente sociable, me cuesta trabajo acercarme a alguien y entablar una conversación trivial acerca de algún tema ya tantas veces desgastado... prefiero el silencio a las palabras huecas y sin sentido.

Nunca he entendido, por ejemplo -como me ocurrió el otro día-, por qué de visita en casa ajena el anfitrión se siente obligado a entretenerte con una plática estúpida sobre el clima, la familia, la televisión, su deplorable estado de salud (como si el tener una colección de achaques fuera algo digno de presumirse), sobre los problemas económicos que tiene (el tema del dinero nunca falla en este tipo de conversaciones), sobre cómo los viejos tiempos eran mejores que los actuales, sobre su perro... francamente hubiera preferido sentarme en un sillón para leer, dormirme, o de plano salir de la casa en busca de privacidad.

Mis únicos amigos son los libros. Mi única compañía son los autores que me confiesan (como ahora yo a ti) los secretos más íntimos de algún personaje salido de su imaginación. Esos personajes ficticios, a la larga, resultan más humanos que cualquier persona que conozco.

Mi única pasión es escribir; plasmar con tinta en un papel el universos existente en el interior de mi cabeza. Soy realista y sé que nunca publicaré un libro, nunca nadie leerá esas historias -impresas en papel y encuadernadas- tantas veces creadas, destruidas y vueltas a crear dentro de mi mente.

Comencé a escribir cuando era a penas un adolescente. Utilizaba libretas escolares que lo mismo servían para apuntes del colegio que como directorio telefónico, como diario personal, como recordatorio de pendientes o para anotar alguna idea que se me ocurriera en cualquier momento. Comprendí que el mundo podía cambiar simplemente con una hoja en blanco y un poco de imaginación. Así podía inventarme romances con las mujeres más hermosas, viajar a paraísos ocultos, vivir aventuras que jamás tendría la oportunidad de experimentar en la realidad, crear a mis amigos, darle vida a mis enemigos... las posibilidades son infinitas cuando de escribir se trata.

Ahora, en mi medio siglo de existencia descubrí que gracias a las maravillas de la tecnología, se puede crear en internet un espacio tan público y tan privado en donde uno puede escribir libremente y cualquier persona lo puede leer. Es lo más parecido que conozco a publicar un libro, claro, sin fines de lucro.

Abrí un blog para escribir, no con la intención de que alguien me lea, sino como una cuestión de memoria, para recordar los detalles, para no olvidar las cosas buenas o las malas, para ver si alguna vez aprenderé de mis errores o seguiré siendo el mismo pendejo hasta que me muera. Escribir es mi única vía de escape de la mediocre monotonía cotidiana en la que estoy sumergido... salir un poco de la superficialidad de mis compañeros de trabajo que no piensan más que en el dinero, en largarse de vacaciones a otro país, en cambiar su automóvil por uno más reciente; ellos serían capaces de venderle su alma al diablo para obtener un ascenso y tres centavos más de sueldo. Y ni hablar del imbécil que tengo como jefe...

La hoja en blanco y la pluma son una extensión de mí ¿es eso muy difícil de comprender? Si me quitaran la posibilidad de escribir -sin fines de lucro, sin importar quien me lea- me quitarían la medicina que necesito para combatir esta terrible enfermedad llamada vida y que es como un cáncer en el alma, ¿me entiendes?

Toda mi existencia está esparcida en un montón de libretas, hojas sueltas y miles de bytes de información en la red. Si pudieras reunir todos esos fragmentos y armar el rompecabezas, encontrarías una suerte de biografía sobre mí. Todas las historias que he escrito son una mezcla de ficción y realidad, es difícil separar uno del otro. La mayoría son vivencias propias y de otras personas que conozco. Soy uno y muchos a la vez como podrás darte cuenta, por lo tanto, los tormentos de mi alma son la suma de los tormentos de muchas almas...

¿Todavía quieres que te los cuente todos?

(Dolores Garibay)

3 de octubre de 2008

Libros ¿inútiles?

Un sábado cualquiera, en algún Sanborns de la Ciudad de México...

Photobucket

Yo: ¿Sabías que las enchiladas suizas se llaman así porque cuando Walter Sanborn llegó a México y vio este platillo preparado con queso gratinado y crema encima, dijo que le recordaba a la nieve que se encuentra sobre los Alpes Suizos?

Mimejoramigadetodalavida: ...

Yo: ¿Y que el tomate verde no pertenece a la familia del jitomate, sino a la de las moras?

Mimejoramigadetodalavida: ...

Yo: ...

Mimejoramigadetodalavida: Y en el sentido de lo práctico, ¿de que te sirve esa información?


Fue ahí donde me di cuenta de que me he convertido en una persona que almacena datos triviales, curiosos, inverosímiles, prescindibles, poco prácticos... pero que a veces resultan divertidos.



Photobucket

Este libro lo descubrí en una librería del pasaje Zócalo-Pino Suárez. Me llamó la atención el título, así que lo estuve hojeando un poco y me encontré con esto:

"Los apellidos en la Ciudad de México"

  • el apellido que más se repite es García: 48,055 veces
  • los Paz están en minoría frente a los Guerra, pues estos últimos totalizan 1,413, mientras que los primeros 1,140.
  • los apellidos más largos son Barinagarrementeri y Belausteguigoitia
Trae otras curiosidades como Los nombres de las calles, La última palabra (que viene en algunos diccionarios y que no siempre es la misma en todos), algunos perros famosos (como Krypto, la mascota de super man; o Jason, el basset hound que hizo famosa a una marca de zapatos; o Laika, la primera perrita en ir al espacio), los nombres reales de algunos famosos (Truman Capote era Truman Streckfus Persons, Groucho Marx era Julius Henry Marx, Rita Hayworth era Margarita Carmen Cansino Hayworth, Seymour Skinner de Los Simpson es Armin Tanzarian o Armando Barredas como le pusieron en español), o las múltiples formas de curarse la cruda en diferentes partes del mundo (en México van desde comer chilaquiles, hasta tomar café negro. Los antiguos vaqueros del oeste preparaban un te de excremento de conejo; En la India corren hasta sudar y después se paran de cabeza), y cosas así por el estilo.


Photobucket

Este otro libro lo compré afuera de una estación de metro. Está plagado de información igual de útil que el anterior y también muy similar, aunque con algunas variantes. Aquí descubrí cuál es el premio IG NOBEL; es aquel que se entrega a alguna investigación científica algo... pues algo estúpida o simplona como la asimetría escrotal en hombres y esculturas antiguas, transmisión de gonorrea a través de una muñeca inflable, por qué los pollos prefieren a los humanos guapos, ánalisis de las fuerzas necesarias para arrastrar una oveja sobre distintas superficies, programas computacionales que avisan cuando un gato está caminando sobre el teclado, etc. (Si quieren saber más sobre este inusual premio, den click aquí). Una de las Reglas de Etiqueta del Puro dice que es de mal gusto regalar puros explosivos y que la regla número 9 del dominó prohibe la colocación de objetos tales como vasos, copasm botellas, etc, sobre la mesa de juego.

Photobucket

El libro de los datos inútiles, colección Algarabía, Ed. Otras Inquisiciones, México, 2008

El libro inútil, Roberto Pliego, Ed. Planeta, México, 2004

2 de octubre de 2008

Triste realidad





"El movimiento murió por asfixia, por aislamiento: por su incapacidad para involucrar a otros sectores de la población."

Marcelino Perelló, Líder del CNH en 1968